Ortodoncia para niños y adolescentes

Los tratamientos de ortodoncia para niños y adolescentes se recomiendan para corregir problemas de mordida, apiñamiento dental o dientes torcidos, para mejorar la salud y el aspecto general de la boca en edades tempranas.

Para poder entender mejor el tema de la ortodoncia pediátrica, es imprescindible hacer una diferenciación entre varias categorías por etapas de desarrollo infantil, debido a que tanto la mandíbula como los dientes aún están creciendo a estas edades.

Ortodoncia para los más pequeños

La edad más temprana a la que se puede recibir tratamiento de ortodoncia es a los 6 años. En esta etapa, los dientes finales aún no han erupcionado, y los tratamientos se limitan a los que afectan el crecimiento de la mandíbula. Por lo general, se utilizan aparatos extraíbles, correctores y férulas ortodónticas para entrenar los músculos y los huesos de la cara.

La ortodoncia extraíble y las férulas solo son efectivas si se usan bajo las recomendaciones del ortodoncista pediátrico, por lo que es imprescindible la plena cooperación del paciente. Por eso es importante que el ortodoncista pueda hacer que el niño y los padres comprendan la importancia y el proceso del tratamiento.

Ortodoncia durante los años del cambio

Llevar ortodoncia durante los años de la preadolescencia puede ser complicado, debido a que en la boca conviven tanto dientes permanentes como dientes de leche, como mínimo hasta los 12 años. Durante estas etapas se emplean las mismas técnicas que se usan con niños más pequeños: ortodoncia removible, férulas o retenedores.

Ortodoncia durante la adolescencia

La mandíbula termina su crecimiento alrededor de los 16-18 años, y su forma y tamaño en esta etapa solo se puede cambiar mínimamente. A estas edades ya se puede usar ortodoncia fija para corregir los dientes.

Como los adolescentes a menudo tienen problemas sociales y emocionales por el uso de ortodoncia, existe la posibilidad de colocar brackets transparentes de zafiro o brackets de porcelana del mismo color de los dientes para nuestros pacientes. Por otro lado, también está la opción de la ortodoncia invisible, que garantiza los mismos resultados, pero sin ningún impacto estético negativo sobre los pacientes.

Deja un comentario