¿Es dolorosa una endodoncia?

¿Necesitas una endodoncia para salvar un diente, pero temes que sea un tratamiento doloroso? ¡No tienes nada que temer! Con la ayuda de la anestesia, no deberías sentir ningún dolor intenso. Después de una endodoncia debes cuidar bien tu boca, y puedes experimentar algunas molestias posteriores al procedimiento, pero nada que un analgésico no pueda aliviar.

Tratamiento del dolor

Las endodoncias se realizan para salvar dientes. Si la pulpa (el tejido blando que contiene los vasos sanguíneos y los nervios de tu diente) se infecta o daña, se realiza un procedimiento de endodoncia o conducto radicular para extraer la pulpa. Los signos de pulpa infectada incluyen hinchazón, sensibilidad y dolor al morder o presionar el diente. Generalmente, necesitar una endodoncia suele ser más doloroso que someterse al tratamiento en sí.

Una vez que tu endodoncista (dentista especializado en el diagnóstico, prevención y tratamiento de la pulpa dental) extrae el tejido afectado, ya no tendrás que preocuparte por el dolor y las molestias derivadas de la pulpa infectada o por el empeoramiento de la infección. Es probable que puedas conservar tu diente natural durante el resto de tu vida. La pulpa dañada se reemplaza por un material similar al caucho llamado gutapercha. Una vez que se completa el procedimiento, generalmente después de una o dos citas, podrás ver a tu dentista para que restaure el diente con una corona o un empaste. Podrás reanudar sus hábitos orales cotidianos, como masticar, sonreír, cepillarte y usar hilo dental.

Anestesia y medicación

La mayoría de los pacientes sienten poco o ningún dolor mientras se realiza una endodoncia. Antes de realizar el procedimiento, el diente y el área circundante se anestesian para evitar el dolor. Durante los días posteriores al tratamiento, es posible sentir algo de dolor y sensibilidad. Tu endodoncista te recomendará analgésicos para aliviar cualquier molestia temporal. El dolor que no desaparece después de unos días o que regresa meses o incluso años después de un tratamiento no es normal y podría ser un signo de una nueva infección. Si esto sucede, informa a tu dentista de inmediato.

Deja un comentario