Dentista para niños: la importancia del cuidado dental desde edades tempranas

Al tomar decisiones importantes sobre la salud y el bienestar de tus hijos, ¡no te olvides de sus dientes y encías! Los niños que acuden al odontopediatra y establecen buenos hábitos de higiene bucal desde una edad temprana son más propensos a continuar cepillándose y usando hilo dental de adultos, experimentan muchos menos problemas dentales a lo largo de la vida, mantienen una autoimagen positiva y se desenvuelven mejor en el colegio. Como padre, juegas un papel vital a la hora de ayudar a tus hijos a establecer una atención dental adecuada, y crear sonrisas que duren toda la vida.

El cuidado temprano previene enfermedades dentales

Desarrollar una buena higiene bucal es la primera línea de defensa contra muchos problemas dentales comunes, como la placa, la enfermedad de las encías y la caries. Los estudios demuestran que la caries dental es la enfermedad crónica infantil más común y puede provocar dolor e infección si no se trata.

Educa en la importancia de la buena higiene oral

La caries se puede prevenir con visitas regulares al dentista y atención dental constante en casa. Los padres pueden ayudar a sus hijos a mantener dientes y encías saludables al fomentar los siguientes hábitos:

  • Enseña buenos hábitos de salud bucal tan pronto como los dientes de tu bebé sean visibles: usa una gasa húmeda para limpiar suavemente sus encías y con un cepillo pediátrico cuando aparezcan los primeros dientes (sobre los 6 meses).
  • Acostumbra a tus hijos a cepillarse los dientes durante dos minutos, dos veces al día con pasta dental con flúor.
  • Usa hilo dental entre los dientes para eliminar restos de alimentos y la placa que provocan gingivitis y caries.
  • Pon un poco de diversión permitiendo que tus hijos elijan su cepillo y pasta de dientes para niños en color, forma o sabor favorito.
  • Canta o pon un vídeo mientras se cepillan los dientes para que el tiempo pase rápidamente y tus hijos se cepillen durante dos minutos completos.
  • Anima a sus hijos a cepillarse los dientes inmediatamente después de beber zumo o comer dulces para evitar las caries.
  • Evita dar a los niños demasiados alimentos y bebidas azucarados, especialmente entre comidas, ya que dañan el esmalte.
  • Dales agua durante todo el día para ayudar a neutralizar los ácidos que causan las caries.
  • Observa la erupción de los dientes y su posición y consulta con tu dentista. Disminuye el uso del chupe y detecta si existen hábitos como chuparse el dedo que, a la larga, pueden deformar la arcada dentaria.

Finalmente, una de las maneras más importantes de mantener sana la sonrisa de tus hijos es programar revisiones periódicas con tu dentista. Elije un dentista pediátrico que comprenda el desarrollo único de las sonrisas de los niños y que esté especializado en odontología infantil, desde la infancia hasta la adolescencia. Después de una limpieza y evaluación exhaustivas, el dentista de tu hijo analizará las técnicas de limpieza para mantener los dientes libres de caries, y responderá a cualquier pregunta relacionada con su salud bucodental.

Deja un comentario