¿Cuándo es necesaria una extracción dental?

Para que conste, como profesionales de la salud dental, la extracción de un diente suele ser el último recurso. La principal razón de ser de tus dientes es permitirte tener la mayor funcionalidad posible. Tus dientes están en tu boca con un propósito: funcionar de manera eficiente e indolora.

Para muchas personas, la sola idea de tener que extraerse un diente es aterradora. Nosotros entendemos que los dientes no están destinados a ser extraídos. Pero la buena noticia es que, cuando la extracción sea el mejor plan de tratamiento, un dentista experto o cirujano oral será quién esté más familiarizado y capacitado para realizar el procedimiento.

¿Cuándo es la extracción dental la mejor/única opción?

Hay algunas razones por las cuales puede estar indicada la extracción:

Digamos que tienes un diente muy flojo porque el hueso y las fibras del ligamento periodontal (el “velcro” que une el diente al hueso) se han deteriorado a causa de las bacterias que se han vuelto muy fuertes. Ahora, la base misma de tu diente está comprometida. En este caso, puede estar indicada la extracción.

O bien, supongamos que no has ido al dentista en unos años y que “aquel diente” que te solía doler ocasionalmente ahora se ha roto por debajo de la línea de las encías. Lo más probable es que una pequeña caries haya crecido lentamente en los últimos años y haya comprometido la estructura interna del diente causando rotura. Extraer ese diente y reemplazarlo con un implante dental o un puente puede ser el mejor plan de acción.

¿Cómo puedo evitar llegar a una extracción dental?

Afortunadamente tienes más control para evitar una extracción de lo que puedas imaginar. Primero, cepíllate los dientes dos veces al día y comienza a usar hilo dental más a menudo. En segundo lugar, asegúrate de hacerte un chequeo dental al menos dos veces al año y limpia sus dientes con la frecuencia que te recomienda tu dentista. Finalmente, llámanos con cualquier pregunta o inquietud que puedas tener. ¡Estamos aquí para ayudarte!

El objetivo es este: conservar los dientes existentes el mayor tiempo posible. La prevención siempre es más rentable que el tratamiento. Independientemente de la causa del problema, la finalidad es detectar estos problemas mientras todavía son pequeños y no han hecho mucho daño.

Deja un comentario