Causas y tratamiento de la hipersensibilidad dental

Si padeces hipersensibilidad dental, lo más probable es que tu esmalte se haya erosionado o las raíces de tus dientes hayan quedado expuestas. Si bien el dolor de la hipersensibilidad dental es punzante e incómodo, a menudo se puede reducir cambiando a dentífricos insensibilizadores o reduciendo el consumo de ácidos. Otras veces solo se puede tratar en el consultorio del dentista.

EMEDENTAL te describe las causas más comunes de la hipersensibilidad dental y, además, te ofrece tratamientos profesionales y caseros para combatir esta molesta dolencia.

Causas más comunes de la hipersensibilidad dental

  • Apretar o rechinar los dientes
  • Mal cepillado de dientes
  • Caries
  • Dientes astillados o rotos
  • Tratamientos recientes como coronas, empastes o carillas
  • Raíces expuestas
  • Erosión química por consumo habitual de alimentos ácidos
  • Ortodoncia
  • Enfermedad periodontal
  • Daño en la raíz del diente

Tratamientos profesionales para la hipersensibilidad dental

  • Placa de mordida para evitar apretar o rechinar los dientes mientras duermes, también conocido como férula oclusal.
  • La caries se puede tratar con una corona o empaste.
  • Aplicación de fluoruro: la primera línea de defensa contra la hipersensibilidad dental. Se aplica un esmalte sobre la superficie del diente expuesto un mínimo de 2 horas.
  • Injertos periodontales en las encías para cubrir raíces expuestas.
  • La terapia del conducto radicular se puede aplicar cuando el daño del nervio es irreversible.
  • La superficie de las raíces puede necesitar coronas o carillas para sellar la superficie y proteger las raíces.

Remedios caseros para tratar la hipersensibilidad dental

  • Evita las bebidas excesivamente frías o calientes.
  • Evita alimentos ácidos como tomates, limones, zumo de naranja…
  • Prueba dentífricos especiales para tratar la sensibilidad dental de venta en farmacias.
  • Evita el uso de blanqueadores: enjuagues, dentífricos, geles…
  • Aplícate fluoruro en gel o en dentífrico.
  • El aceite de clavo es un remedio natural para dientes y encías sensibles: empapa un algodón y aplícalo por la zona afectada.
  • Pásate a un cepillo de dientes de cerdas suaves o un cepillo eléctrico.

Deja un comentario